Usted está aquí: Inicio Historia Época Virreinal

La Manzana de las Luces

La Manzana de las Luces es el centro del saber en todos los órdenes
y la cuna de toda iniciativa cultural.
Guillermo Furlong S.J.

Manzana de las Luces

Novedades

Época Virreinal

La Época Virreinal Siglos XVIII y XIX

virreinalEl 1° de agosto de 1776, el Rey Carlos III de España creó el Virreinato de las Provincias del Río de la Plata, y designo como su primer virrey a un antiguo amigo y benefactor del Colegio de San Ignacio y de la Manzana de las Luces: el General Don Pedro de Cevallos, ex gobernador de Buenos Aires y por entonces, Capitan General de Madrid. Este acto tenía como finalidad específica la consolidación política de la cuenca del Plata, en vista de las pretensiones territoriales lusobrasileñas sobre las tierras que habían pertenecido a las misiones jesuíticas guaraníes y la crisis bélica que tal situación generaba en el área, unida a las sospechosas y frecuentes andanzas de otras potencias en el Atlántico Sur y las costas patagónicas.
Tras la gestión de Don Pedro de Cevallos, recayó la designación como segundo Virrey en Juan José de Vertiz y Salcedo, también ex gobernador de Buenos Aires, y a quien la capital bonaerense recuerda con el apelativo del "Virrey de las Luminarias" por haber promovido múltiples mejoras urbanas: la instalación de postes con faroles de aceite y velas de sebo para el alumbrado público, la construcción de aceras y el empedrado de calzadas, entre otras.
En el ángulo nordeste de la Ranchería del Colegio -Perú y Alsina- frente a la Manzana de las Luces, hizo construir el primer edificio teatral de Buenos Aires, con lo cual favoreció la vida social de la ciudad, y en la Manzana misma, logró rehabilitar algunas de las antiguas aulas jesuíticas e hizo reanudar en ellas la vida docente bajo el nuevo nombre de Real Colegio de San Carlos, en otro sector de la Manzana se instalo una imprenta jesuítica traída desde Córdoba, donde se hallaba abandonada, y que aquí reinició su funcionamiento con la celebre denominación de Imprenta de Niños Expósitos. También halló lugar para fundar el Protomedicato y aprovecho la vieja huerta del Colegio para hacer edificar un conjunto de casas redituantes, o de alquiler.

 

El Tribunal del Protomedicato

ManuscritoLos origenes del Tribunal del Protomedicato se hallan en la España del siglo XV; a mediados de esa centuria se acordó crear este organismo con carácter docente para luchar contra el ejercicio ilegal de la medicina.
A todas aquellas personas que de un modo u otro demostraban su idoneidad y capacidad para colaborar en esta cuestión, les eran otorgados títulos precarios.
En el año 1570, estos mismos tribunales fueron establecidos en América, comenzando por México y Perú. En el Río de la Plata, dicho Protomedicato fue puesto en funcionamiento en 1780 por el Virrey Vertiz, quien a su frente designó al doctor Miguel O'Gorman, que se había graduado en París y en Reims, y revalidado sus títulos en España.
El sitio escogido como sede del Tribunal fue la exProcuraduría de Misiones, en la hoy calle Alsina esquina Perú. Y el primer protomédico, Dr. Miguel O'Gorman, se encargó de tomar examenes de competencia a todos aquellos que poseyeran título de "Boticario y Sangrador".

 

Las Casas Redituantes

En la Manzana de las Luces, en la esquina de las calles Perú y Moreno, subsisten aun dos de las cinco casas redituantes o de alquiler construidas por orden del Virrey Vertiz en 1783, en el predio de la huerta que había pertenecido al Colegio. El proyecto de las mismas, como también su construcción, estuvieron a cargo del arquitecto de origen portugués José Custodio de Sá y Faría. En 1785 el Virrey Vertiz dispuso que en los bajos de dichas casas fueran construidas treinta y cuatro calabozos, destinado a alojar a los sublevados de Oruro.
Pasado el tiempo, las casas fueron utilizadas como lugar de funcionamiento de diversas instituciones públicas: Archivo General, del Tribunal de Cuentas, de la Biblioteca Pública, de la Administración de la Vacuna, del Departamento de Escuelas, del Departamento Topográfico, del Banco de la Provincia de Buenos Aires, del Juzgado de Comercio, de la Escribanía General de Gobierno, de la Aduana de Buenos Aires, del diario "La Prensa", del Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires, de la Academia Nacional de la Historia, y de las Facultades de Ciencias Exactas y de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires.
 

La Imprenta de Niños Expósitos

Imprenta de los Niños Expositos
A raíz de una sugerencia de los padres jesuitas, la Universidad de Córdoba había adquirido una imprenta para su uso interno; había sido traída desde Europa en el año 1764 y, años más tarde, fue cedida al Colegio de Monserrat.
Con motivo de la expulsión sufrida por la Compañía de Jesús, esta imprenta dejo de desarrollar sus actividades. Fue así que en el año 1780, el virrey Vertiz decidió comprarla a los franciscanos para trasladarla a Buenos Aires. Una vez aquí, se resolvio instalarla en la Manzana de las Luces en la intersección de las calles Perú y Moreno; fines del año 1783 fue mudada a la esquina de Perú y Alsina, donde continuó funcionando durante casi cuarenta años.
Recibió la denominación de Imprenta de Niños Expósitos porque los beneficios que su actividad producía eran destinados a la Casa de Niños Expósitos. El primer periódico que se edito en la Ciudad de Buenos Aires fue hecho en esta imprenta: se llamó Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiógrafo del Río de la Plata, e hizo su aparición el 1° de abril de 1801. 
Actualmente, parte de esta celebre imprenta es exhibida al público en una de las salas del Cabildo de la ciudad.
 

Regimiento de Patricios

El 6 de septiembre del año 1806, el Virrey Santiago de Liniers efectuó una convocatoria a la población, para que de acuerdo al sitio de nacimiento de cada uno de los habitantes, se presentaran para ser incorporados a diversos batallones que se constituirían.
El llamamiento estaba dirigido a todos los pobladores de sexo masculino que tuvieran entre 16 y 50 años de edad.
Varios fueron los cuerpos de infantería integrados por criollos. Pero hubo uno que merece mencionarse en particular y es el de Patricios, que estaba a cargo de Cornelio Saavedra. Formaron parte de el muchos jovenes cuya destacada actuación les valdría un reconocimiento posterior.
Se contaban entre ellos Belgrano, Viamonte y Díaz Velez. Al Cuartel Provisional de Patricios le fue destinado como lugar de asiento un sector del Colegio Convictorio Carolino que se hallaba ubicado en la Manzana de las Luces; allí fue donde recibió su bautismo de fuego.
En el año 1811 se produjo en Buenos Aires la sublevación del cuerpo de Patricios, episodio que se vinculó a la tensa situación política. Manuel Belgrano fue designado jefe del Regimiento, en reemplazo de Cornelio Saavedra. Pero los hombres que, constituían el cuerpo, en su gran mayoría eran fieles a su superior anterior.
El descontento reinante se agravo y se convirtió en una franca rebelión cuando Manuel Belgrano dispuso que todos los soldados debían cortarse la coleta o trenza, rasgo que el regimiento consideraba como valioso distintivo. Negandose a cumplir con esta orden, los Patricios se dispusieron a resistir y se atrincheraron en el cuartel de la Manzana de las Luces el día 7 de diciembre.
En vista de los sucesos, el Triunvirato resolvio reprimir, y a instancias de Rondeau, fueron obligados a rendirse. Los cabecillas fueron ajusticiados. A este triste episodio se lo conoce como el "motínde las trenzas".

 

Acceso Rápido

vt360_manzana2


vt360_manzana2


La Manzana de las Luces en Facebook


La Manzana de las Luces en Twitter

Conoce la Manzana?

Visito alguna vez la Manzana de las Luces?